FANDOM


Amabie
Nombre
Otros nombres Amabiko
Datos
Clase Acuáticos
Tipo Sirena
Hábitat Océanos


Amabie es una sirena auspiciosa que tiene el don proteger a la gente de la enfermedad.

EtimologíaEditar

El origen del nombre Amabie es un misterio. Sólo hay un registro de Amabie y parece muy similar a otro yōkai con un nombre similar: Amabiko. Hay numerosos avistamientos registrados de Amabiko y todos ellos son variaciones menores sobre el mismo tema: una criatura de tres patas que aparece en el agua para entregar una profecía sobre las abundantes cosechas y enfermedades. Del mismo modo, Amabiko instruye a las personas a difundir su imagen alrededor para protegerlos de la enfermedad. Amabie puede haber sido un simple error tipográfico o bien puede ser una variación regional de la Amabiko.

AparienciaEditar

Amabie es una sirena yōkai con características humanas y de pescado. Tiene el pelo largo y un cuerpo escamoso.Tiene pico y tres patas. Brilla con una luz brillante que se puede ver desde la orilla.

LeyendaEditar

Poco se sabe de las características de las amabie. Sin embargo, su historia es muy similar a la de otros yōkai proféticos tales como Jinja hime y Kudan, que entregan una profecía y después desaparecen. Estos yōkai comenzaron a aparecer durante un período en que enfermedades como el cólera estaban matando a personas de todo el mundo. Las imágenes protectoras del yōkai se podían utilizarse como encantos contra las enfermedades estaban en alta demanda.

La única observación registrada de una Amabie proviene de la provincia de Higo, en la actual prefectura de Kumamoto, en abril de 1846. Durante algunas noches seguidas, una luz brillante se podía ver en las aguas de la costa. Una noche, un funcionario del gobierno salió a investigar la extraña luz. Cuando se acercó, una extraña criatura se le apareció. La criatura se presentó como una Amabie. Le dijo al funcionario del gobierno que vendría una cosecha de seis años. También dijo que si hubiera un brote de la enfermedad, debía demostrar inmediatamente el cuadro del Amabie a la gente por todas partes, pues lo protegería contra daño. Después de eso, la criatura regresó al mar. Poco después, la historia de la Amabie junto con una imagen impresa en madera de la misma se presentó en el periódico para ser distribuida a tantas personas como sea posible.